Denuncia

  

ESTIMADOS SEÑORES DIPUTADOS, ¡su atención por favor!

 

 


.

 

¿Quién podría explicar lo siguiente? La magnífica Ley de Aguas que nos rige, modificada sustancialmente en 1973 y 1996, publicada originalmente en la administración del Doctor Rafael Ángel Calderón Guardia, es una ley visionaria que determina, entre otros, que el agua es un BIEN DE DOMINIO PÚBLICO y, muy importante, un BIEN SOCIAL, que jamás ha obstaculizado el desarrollo de diversas áreas. Agricultores, industriales, habitantes en general, empresarios turísticos, estudiantes… ¡jamás! han expresado nada contra dicha ley. 

.

Con ella se crearon las ASADAS, el AyA, el SENARA, LA ESPH,y municipalidades y cooperativas se han incorporado a servicios de agua, que por resoluciones de tribunales judiciales, su acceso en cantidad y calidad adecuadas se reconoce como un DERECHO HUMANO.

.

PERO, en atención a intereses económicos extranjeros, introducidos por personas que desde hace unos 20 años se han asociado a entes como la Global Water Partnership (GWP) vinculada directamente con el Banco Mundial y transnacionales comerciales del agua, de pronto se convirtió en una meta de ONG privadas, la DEROGATORIA de la visionaria Ley de Aguas del Dr. Calderón Guardia. Derogatoria que viene acompañada de cambios fundamentales, antipopulares y amenazantes de la conservación del agua.

.

Así, se pretende mutar su carácter de bien social, por el de BIEN ECONÓMICO, donde los criterios comerciales son los preponderantes. Con su lema “No money, no water” han resumido cuáles son sus intenciones. Pero además, atacan, si ¡atacan! a los cientos de miles de agricultores con normas burocráticas onerosas y establecimiento de impuestos que serían fijados por el Ministerio de Ambiente, donde existe una “Dirección de aguas” reconocida como incompetente.

.

A las ASADAS, de las cuales dependen cerca de dos millones de personas para su abastecimiento de agua potable, lejos de plantear aspectos que podrían favorecerlas en algo, les impondrían más obstáculos financieros, relacionados con pagos que podrían ser desproporcionados, sobre las concesiones de agua que ellas administran, dejando además SIN AGUA a las ASADAS informales que han sido creadas por las necesidades de las comunidades que sirven, y que el AyA ha desdeñado.

.

Y además, se desconoce que una de las más importantes fuentes de agua potable son los acuíferos subterráneos, hasta ahora estudiados técnicamente y con relativa independencia por profesionales especialistas en geología, ingeniería, hidrología e hidrogeología, reunidos en un ente del Estado llamado Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (SENARA). Y decimos se desconoce porque ambos proyectos que se le presentan a los señores diputados, sin haber sido discutidos ¡JAMÁS! en el Plenario Legislativo, de aprobarse provocarían la destrucción del SENARA, pues hasta del título le arrebatan las responsabilidades sobre las aguas subterráneas, para ser trasladadas a un órgano POLÍTICO, como es el caso del MINAE.  

.

También, aunque ambos proyectos (expedientes Nº17742 y Nº20212) se proponen cual si fueren para un “manejo integrado” del agua, son en realidad proyectos que provocarían un MANEJO CENTRALIZADO del agua, pues incluso le quitan al AyA la trascendental función de “gobernabilidad del agua de dominio público” sin definir quién o quiénes se encargarían de ella, mientas a la ESPH la obligan a cogobernar todos sus proyectos de agua y energía… con el MINAE.

.

Asimismo, aun en situaciones de escasez por sequía, como se prevé serán más frecuentes a consecuencia del cambio climático, el artículo que permitía regular la creciente exportación de agua envasada en situaciones de déficit en el abastecimiento de una localidad, fue derogado en marzo del 2014 en la Comisión de Ambiente legislativa que, ¡erróneamente! (por tratarse de un proyecto ingresado por la vía de “iniciativa popular”) NO podía ser modificado sustancialmente. Proyecto por el cual firmaron más de 150 mil personas, en representación del soberano, pero que fuere tan cambiado por un pequeño de grupo de diputados, que se le presentó al Plenario como “TEXTO SUSTITUTIVO” del que hubiere presentado con las firmas, habiendo sido aprobado así en Primer Debate el lunes 31 de marzo del 2014, cuando ya había vencido el plazo constitucional de los DOS AÑOS establecidos en la Carta Magna y la misma Ley que rige los procesos de iniciativa popular. Plazo que hoy, por simple aritmética, incumple aún más claramente el PRINCIPIO DE PRECLUSIÓN que debió de haberse respetado antes del 29 de marzo del 2014.

.

Aunado al incumplimiento de ese precepto legal, al emitir la Comisión de Ambiente de la legislatura anterior un texto sustancialmente diferente al que recibieron para dictaminar con las limitaciones que impone la Ley de Iniciativa Popular, los señores diputados, como señalaran distinguidos magistrados de la Sala IV, se ha violentado el PRINCIPIO DE CONEXIDAD, que ha de existir entre lo que buscó legislar el soberano, el pueblo, los ciudadano que firmaron por un texto en particular, según las normas constitucionales, y lo que eventualmente fue aprobado en Primer Debate legislativo.

.

Como ha sucedido reiteradamente, aunque la mayoría de los señores diputados desdeñan observaciones semejantes a las anteriores, quisimos plantearlas nuevamente, con el fin de que reflexionen sobre las decisiones que desde el ámbito político electoral están impulsándose, sin pesar ¡paradójicamente!, en las consecuencias que tendría para todos los costarricenses la aprobación de cualquiera de los dos proyectos de ley que amenazan el bienestar general y esos mismos intereses electorales que según algunos, los mueven.  

.

Enviado por Freddy Pacheco León, biólogo.

 

COLECTIVO AGUA ES VIDA, NO MERCANCÍA

 




EL PLANETA AMENAZADO
 

Dr. Freddy Pacheco
Biólogo
 
 
En manifiesto suscrito por Costa Rica y otros pequeños países (Cabo Verde, Islandia, Singapur, Eslovenia y los Emiratos Árabes Unidos) se afirma que un aumento en la temperatura planetaria provocará menores cosechas en extensas regiones, cambios significativos en la disponibilidad de agua potable, aumento en los niveles del mar que afectará algunas de las ciudades más pobladas del mundo, colapso de ecosistemas como glaciares y bosques húmedos, mientas muchas especies se encaminarán hacia la extinción. Todo en medio de un planeta afectado por tormentas, sequías e inundaciones que provocarán migraciones masivas.  ¡Así se introdujo Costa Rica al inicio de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que se celebra en Dinamarca!
 
 
Convicción que se reafirma en el documento llevado desde San José donde se reafirma la percepción de una amenaza tangible sobre la salud del planeta, cuya mitigación, sin embargo, no está en manos de los países subdesarrollados sino más bien, en la decisión que habrán de tomar los países desarrollados que han sustentado su crecimiento económico en modelos vinculados al uso indiscriminado de materiales fósiles.   Modelo que ha provocado un aumento sin precedentes en el mundo moderno de las emisiones de gases con efecto invernadero, como el dióxido de carbono, el metano y el vapor de agua; necesarios para mantener la temperatura promedio de La Tierra que sustenta la vida conocida, pero que de seguir aumentando podría alcanzar altos niveles con mucho poder destructivo.
 
 
Pero, si es así, ¿por qué costó tanto llegar a un acuerdo de parte de los 192 Estados representados en la Conferencia?  ¿Es que acaso hay una segunda lectura de esos supuestos hechos?
 
 
Pues sí. Lo cierto es que la comunidad científica no es unánime en sus apreciaciones y diversos entes y personas objetan las visiones catastróficas; debate exacerbado por la publicación de miles de documentos digitales desde la Universidad de East Anglia en Gran Bretaña donde algunos especialistas reforzaron la visión destructiva, pese a resultados de ellos mismos que los contradicen. 
 
 
Además, no se puede desdeñar el interés político y corporativo que, como sucedía durante el gobierno de George Bush en los EUA, se oponían a cualquier control ambiental que afectara la economía de empresas vinculadas a la Casa Blanca, tendencia que tomó un rumbo opuesto con la elección de Barak Obama a quien, sin embargo, no le alcanzó para provocar el golpe de timón que pudiere matizar, al menos, la amenaza anunciada.
 
 
 
En ese contexto, el principal emisor de dióxido de carbono, China, se opone a medidas vinculantes que, según sus representantes, impida su desarrollo económico bajo las mismas normas que rigieron para europeos y estadounidenses.  Posición similar a la sostenida por India y Brasil, para quienes es fundamental que los que provocaron el daño, aporten recursos financieros suficientes para los cambios técnicos y tecnológicos necesarios para disminuir el ritmo de liberación de contaminantes, y para quienes, la emisión de gases con efecto invernadero ha de verse en términos relativos “por habitante” y no como han planteado los Estados desarrollados.
 
 
Mientras tanto, países pequeños como el nuestro, pareciere que no pueden hacer mayor cosa por influir en las decisiones que, de seguro, se han discutido en otros salones adonde no se nos ha invitado. Y es que pese a que podemos comprometernos a, por ejemplo, alcanzar en unos 10 años un balance entre el CO2 emitido y fijado por fotosíntesis, los grandes saben que eso es posible en una pequeña nación con solo organizar el transporte de bienes y servicios, basado en ferrocarriles, tranvías y otros medios de movilización colectiva menos contaminantes.  Mientras que para ellos, con grandes proyectos industriales y monocultivos agrícolas de dimensiones gigantescas, tales promesas no son viables económicamente a corto o mediano plazo, por lo que obstaculizan por medios cínicos principalmente, cualquier propuesta que ponga en peligro sus ganancias a corto plazo… aunque al planeta, según al visión cada vez más extendida, se lo lleve el carajo.  Y si además, con situaciones como la sucedida en Gran Bretaña, se refuerza la idea de que todo es un cuento y que la tal amenaza no es cierta, es poco lo que podría esperarse.
 
 
Lo que nadie puede negar, sin embargo, es que se vaticina una situación amenazante que, de darse, tendría consecuencias como las señaladas por Costa Rica y los otros países citados. Amenaza que, por si las dudas, habría que tomar en serio hasta que no se demuestre indubitablemente lo contrario, pues de producirse un aumento superior a 1,5 ºC o 2 ºC en la temperatura promedio del planeta, ya no tendríamos tiempo de mitigar la catástrofe que nadie, ni el más contaminante de los países, quiere para su pueblo y La Tierra. 
 
 
Y para aquellos que vislumbran un futuro inevitablemente catastrófico a nivel planetario, y solo proponen ocurrencias con las cuales enfrentar la amenaza de, entre otros, el aumento en el nivel del mar en ciertas regiones del planeta, un comentario: de darse algo así, que podría hacer desaparecer miles de poblados y provocar la migración forzada sin destino conocido de millones de personas, es sencillamente inhumano actuar como marionetas de los grupos BIOCOLONIALISTAS que piensan más en sus intereses egoístas que en el dolor humano que se vaticina.  
 
 
Ningún país, y mucho menos Costa Rica, puede cerrar sus ojos ante lo que podría significar un cambio brutal en algunas de sus regiones marino costeras.  Cientos de miles de habitantes serían las víctimas y nadie, que no esté “chochando”  podría suponer que como Estado tendremos que hacerle espacio a animales de cualquier tipo, incluyendo las tortugas marinas, dedicando recursos financieros que ni los países desarrollados tienen, para adquirir espacios donde, tal vez, con mucha suerte, pudieren darse transformaciones ambientales tales, que con el pasar de decenas de años tales reptiles pudieren encontrar nuevos hábitats de anidación, como han sugerido algunos de esos títeres que han llegado hasta a hablar de “playuelas”… para las baulas.
 
 
 
Freddy León, Biólogo.  


  



¡CUIDADO CON "PULGUITA"!




Foto cortesía Periódico Al Día

 

 

El torero improvisado, mejor conocido como "Pulguita", quien manipulaba una pequeña cámara de Canal 7 durante las corridas de toros en el fin de año, fue captado el pasado sábado 16 de mayo, por CR Informativa en el centro de San José acosando a una mujer, forcejeando con ella, haciendo "vinazos" pasados de tono sobre sexo, ofreciendo regalías y hasta trabajo de parte de Vox FM y Teletica Canal 7. El joven dice tener 7 años de trabajar en la emisora y 5 de contrato como camarógrafo del canal, lo cual es totalmente falso. Según Jorge "Coqui" Hernández, director general de radio Omega y Vox Fm, este hombre en años anteriores los metió en problemas, ya que acudía a centros educativos a ofrecer bailes y se dejaba el dinero de los estudiantes. Hasta que un día ellos mismos lo pezcaron infraganti, gracias a la acusación de la directora de un colegio.



 



DELITOS CAPITALINOS IGNORADOS


El sábado 2 de mayo, asistí con dos amigas a las instalaciones del restaurante KFC, ubicado frente al Hotel Balmoral, en la Avenida Central. Una de ellas acomodó su bolso en la silla que estaba entre ella, la pared y frente a nosotras.

 
Mientras conversábamos, sacaba el maquillaje para retocarse y un minuto después, iba a usar el celular, fue el momento en el que nos percatamos que el bolso no estaba ahí. En la mesa de atrás, la que estaba más cerca de la silla, se encontraban dos niños de aproximadamente 10 años de edad, nerviosos y con una actitud muy sospechosa. Minutos después una de las clientas del lugar nos dijo que los niños habían salido, intercambiaron palabras con un hombre que estaba escondido detrás de una pared, y él les dio dinero. Nos asomamos y los jóvenes estaban con un puño de monedas (unos tres mil colones), nos acercamos a preguntarles y se hicieron los que no sabían nada y con esa plata iban a “comprar un helado”, que por cierto, en ningún momento se vieron consumiendo nada. Volvieron a entrar al restaurante, a la misma mesa. Yo me dispuse a llamar a la gerente, ella nos dijo que el restaurante no se hace responsable de los artículos personales de los clientes y hasta nos enseñó un letrero que decía lo mismo. Al fijarnos alrededor, no había ni un solo guarda de seguridad, menos cámaras de video. Me dirigí a buscar a un policía (Gerardo, policía municipal), persona que se supone que nos ayudaría y nos defendería. Le explicamos lo que había sucedido con lujo de detalles, en ese momento solo nos dijo: esperen a que llegue el adulto con el que ellos andan y hablamos”.Así fue. Nos quedamos esperando al supuesto tío de los niños, que “estaba pagando el teléfono” en el Más por Menos de Cuesta de Moras. La mujer que lo pudo ver nos dijo que el sujeto vestía con una camiseta de color verde olivo, mientras que los niños dijeron que llevaba una camiseta negra, “porque es metalero”. Durante la espera los infantes se veían muy nerviosos y en un momento que llegó un extranjero de raza negra, con un salbeque muy grande y lo puso sobre una silla y ellos observaban cada movimiento que él hacía, sin darse cuenta de que las tres estábamos observando todo. Fue el momento en el que más sospechamos. En la parte de afuera, entre los dos negocios había un hombre como de unos 18 años, recostado a la pared sin hacer nada, solo viendo todo lo que pasaba a su alrededor.El supuesto tío tardó cuarenta y cinco minutos, el mismo tiempo que duró el joven de 18 años sin moverse, viendo y mandando mensajes de texto con un celular.Al finalizar ese tiempo, se acercó un hombre de camiseta verde olivo (o sea, los niños nos mintieron, si no tuvieran nada que ver en eso ¿por qué lo hicieron?). Les hizo una seña desde afuera para que salieran de ahí (¿por qué no entró?, ¿por qué los niños no consumieron nada? y si no lo hacían, ¿por qué los encargados del restaurante los dejaron estar ahí?). El policía ya no estaba, entonces nosotras interrogamos al hombre. Él y los niños dijeron que era ridículo lo que estábamos diciendo, que cómo iban a hacer eso dos chiquitos y sin más ni más, se fueron.Por su actitud sospechosa de mirar, actuar y contestar las preguntas, decidimos seguirlos. Ellos caminaron rápido y cruzaron la calle, se escondieron detrás de dos buses de San Pedro que estaban estacionados y se metieron al Más por Menos, ahí mis amigas buscaron el bolso, mientras yo me asomaba entre los pasillos para ver si estaban ahí y ¡sorpresa!, estaban refugiándose en la parte más oculta del supermercado, tapándose la cara con una caja de calzoncillos, aunque no la estaban viendo, porque estaban más preocupados por ver quién venía hacia el pasillo donde se encontraban.Inmediatamente, ellos salieron de ahí y nosotras también. Cuando volvimos a pasar frente al restaurante, el hombre de 18 años, casualmente no estaba. Caminaron hacia la Plaza de la Cultura y ahí le dijimos al mismo policía, cinco minutos después llegó una patrulla con dos policías más. “Gerardo”, si es que en realidad es su nombre, porque al contrario del resto de estos trabajadores, no portaba la placa con su identificación, defendió hasta más no poder a los sospechosos y por otra parte, se burló de nosotras, diciendo que eso es ridículo y diciéndole a mi amiga de forma burlona “licenciada”, trató de “meternos miedo”, diciendo que las que podían ser demandadas éramos nosotras, incluso, nos pidieron los datos (esto no es un comportamiento ético, ni serio de una persona que representa la autoridad en este país). Nosotras nos fuimos a tomar café a Samuelito, nos sorprendimos al ver cámaras de seguridad por todas partes y un rótulo en el que se hacen responsables y cuidan al cliente (muy diferente que KFC, a pesar de que tiene tanto nombre)Poco tiempo después entraron dos de los policías con los que estuvimos (Gerardo) y “Carlos”, a quien llamé para que me diera el nombre de Gerardo, por el mal trato que recibimos. Para terminar la historia con broche de oro, el tal “Carlos” nos faltó el respeto diciendo que él sabe quienes son las prostitutas que pasan por la Avenida Central a cada rato, porque van a “trabajar” al Hotel el Rey, y tras de todo llegan donde él pidiendo ayuda porque les robaron el bolso. ¿A caso nos llamó prostitutas? La amiga a la que le robaron el bolso se fue muy afectada, en lugar de ayudarle y solucionarle el problema y tranquilizarla, la preocuparon más, la disgustaron y la angustiaron. Todo lo sucedido deja mucho que desear, tanto por parte del restaurante, como por parte las autoridades de este país. Y queda la duda al ver que el acto de los policías no fue de protegernos, ni de defendernos, sino todo lo contrario. 
 
 
 

 

 

 

Injusticias en la Carlos Durán.

 

 

 

 

 

Clínicas asesinas

 

 

 El lunes 16 de marzo, cerca de las 3 de la tarde fui víctima de un atropello en la acera del negocio de venta de repuestos para carro, a la par del Banco Nacional.

 

Ingresé a Emergencias de la Clínica Carlos Durán a las 5 de la tarde. Me presenté en la oficina de información y la recepcionista me envió al lado de la oficina, donde había un consultorio médico, en el cual nadie atendió en un tiempo aproximado de 45 minutos.

 

Si era una emergencia por atropello, se supone que me tenían que atender inmediatamente. Con mucho más razón de que llegué sola y caminando, a pesar del gran dolor en el abdomen, que no me dejaba movilizarme con normalidad.

Al llegar el médico, entré a la oficina y le expliqué mi situación. Él sólo me dijo: tome una ficha y espere a ser llamada.

Esperé como 20 minutos, me dio un trozo de cartulina y me envió a la recepción de Pediatría a hacer otra fila. Cuando por fin me atendió el oficinista me pidió mis papeles para hacer el trámite y de esta forma me pudiera ver un doctor. Yo le dije, estoy sin trabajo y no tengo seguro. Él me contestó: entonces vaya a la ventanilla de Validación de Derechos, a ver que se puede hacer para que la vea el doctor.

Al trasladarme ahí tuve que hacer otra fila. Para colmo me dijo la encargada que para que me atendieran tendría que pagar 30.131,36 colones y únicamente me daban cinco días de tiempo para cancelar. Yo le dije ¡Qué! ¡Si no tengo trabajo, de dónde voy a sacar esa plata! Y ella me contestó que si quería, fuera el día siguiente muy temprano para que quedara en un acuerdo con su jefa. ¡Se supone que si uno sufre un accidente, lo único que desea y necesita es descansar!

Finalmente, por la desesperación del dolor que cada vez era más agudo, acepté.

Me dijo la trabajadora, ahora con esta factura tiene que hacer fila en la ventanilla de Pediatría. Cuando me recibieron los documentos ahí, me dijeron que esperara hasta que me llamaran.

Luego de un poco más de una hora, fui llamada en uno de los consultorios. El doctor me preguntó qué me pasó. Yo le conté todo y él se asustó del por qué los funcionarios de dicha identidad me habían mandado a caminar hasta Pediatría y a hacer todas las vueltas que hice, recién atropellada, de pie y sola. Yo también me pregunto lo mismo.

Me mandó a Rayos X para que me hicieran unas placas y comprobar que ese intenso dolor no era una quebradura de cadera.

Tuve que esperar otro rato, me hicieron las placas y tuve que esperar los resultados, pero en ningún momento me llamaron.

Me dirigí al teléfono público de dicho piso para avisarle a mi mamá que yo me encontraba en la clínica y luego fui a preguntar por mis resultados.

Eran las 9:15 de la noche. Toqué el timbre dos veces y no había nadie. Más tarde llegó el encargado. Le pregunté por los resultados y me dijo que desde hace rato estaban ahí, hasta habían quedado debajo de otras placas de personas que entraron posteriormente a Rayos X.

Yo le dije que por favor me los diera porque necesitaba que el doctor los revisara para que me terminara de atender, ya que no aguantaba más estar ahí. Él me respondió que yo no podía hacerlo, sólo podían los doctores, enfermeros o auxiliares y que al que le correspondía era a quien me hizo la consulta médica. Les pregunté a las enfermeras que estaban en emergencias y nadie quiso hacerme el favor.

Total volví a subir a Pediatría y le toqué la puerta al doctor, le dije que nadie quería llevarle mis placas y que no me dejaron hacerlo yo porque supuestamente eso le tocaba a él. Eso me sonó ilógico, ya que él verdaderamente estaba muy ocupado y el trabajo que hace es el más importante de todos.

El médico llamó por teléfono a varias personas para que le llevaran mis placas, no le contestaban y cuando le contestaron le dijeron que no, hasta que él mismo de su propio celular llamó a un enfermero, quien a los 5 minutos se presentó con el resultado de mi examen.

El doctor me dijo lo que tenía y me envió 2 juegos diferentes de pastillas (tratamientos).

Fui a la farmacia y me dijeron que las recogiera en 25 minutos. Aproveché para hacer una llamada de emergencia. Bajé las gradas y tomé el teléfono. En ese momento llegó un guarda (supuestamente el jefe de guardas, un tal Paulo), por cierto muy matón, diciéndome que esas no eran horas de estar en el piso de abajo, yo le dije, disculpe, estoy haciendo una llamada de emergencia, y el contestó: Pues lo siento, salga de aquí ya.

No le hice caso, ya que las instalaciones las habían cerrado y no podía salir, necesitaba hacer esa llamada y ese hombre se quedó detrás de mí imponiendo su presencia como si yo fuera a robarme algo. Me siguió al portón. A como yo estaba corrí y él corrió detrás de mí y cerré el portón. Inmediatamente me fui a preguntarle a varios compañeros de él el nombre completo para denunciarlo por el mal trato y resulta que nadie sabía nada. Con costos el guarda que cuidaba la puerta me dijo que ese hombre es el jefe de guardas y se llama Paulo.

En una pequeña hoja escribí una queja y la deposité en el Buzón de Sugerencias.

Al cumplirse los 25 minutos, entregué una ficha y recogí una pequeña bolsa transparente, donde se supone que venía todo el tratamiento que me recetaron.

Salí del lugar para realizar una llamada, ya que el guarda no me dejó ni hablar. En ese momento escuché por medio de la celosía, en la farmacia me llamaron. Traté de entrar por la puerta de atrás que estaba abierta y cuando el guarda vio mis intenciones se interpuso y no me dejó pasar. Me fijé en mis medicamentos y sólo venía un juego de pastillas. Dos enfermeras, jugando de policías trataron de expulsarme del lugar, como si el guarda no bastara.

Yo le expliqué al guarda y les rogué a las enfermeras que me dejaran pasar porque no podía quedarme sin mi tratamiento. Finalmente el guarda les dijo a ellas que me dejaran pasar.

Fui a la farmacia y en el tiempo de la discusión de que no me dejaban entrar, cerraron la ventanilla. Me topé a dos mujeres con gabacha blanca y les pregunté si tenían ahí mis pastillas. Una de ellas me preguntó el nombre y me dijo que efectivamente, me acababan de llamar. Le dije: me da mis medicamentos, por favor. Se hicieron las tontas y bajaron las gradas como si estuvieran sordas. Otra que salía de una oficina me dijo: venga mañana y las recoge.

El día siguiente llegué muy temprano, de todos modos tenía planeado asistir a las oficinas de la Contraloría de Servicios para denunciar la caballerosidad y la consideración del tal guarda y el mal trato e irrespeto por parte del resto de los empleados.  Pregunté por la jefa del departamento, sin contestarme si era ella, me preguntó qué necesitaba y siempre me cobraron los 30.1131, 36 colones y en la farmacia simple y sencillamente no me dieron mis medicamentos.

Hasta los céntimos me cobraron (en el 2009 no existen), me atendieron pésimo, me maltrataron y ni me dieron las medicinas completas, mientras que hasta a los indigentes, a los maleantes y a los extranjeros los atienden de gratis.

¿Para esa asquerosidad de servicio me están cobrando esa exagerada cantidad de dinero? ¿Con estos tratos quién se recupera de sus males? Estos lugares deberían cambiar de personal y dar cursos de atención al cliente, mínimo contratar a personas humanas con amor al prógimo y replantear su sistema de trabajo. En un caso de vida o muerte nadie viviría. Mejor que los cierren, ya que estos lugares no se han convertido más que en clínicas asesinas.


 

 IRRESPONSABILIDAD TELEVISIVA

 
 
 
 El pasado 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer. A pesar de que era un día de fiesta y muchas empresas lucieron con sus, hubo quienes decidieron promover la discriminación y la explotación sexista y de género. 

VM Latino publicó un video clip como por un espacio de una semana en el que decía: Algunos las quieren tanto, que para no gastarlas, usan las de otros. 

¿Usan qué? ¿A las mujeres? Y tras de todo incluyeron la imagen de una adulta mayor, supuestamente "muy usada" y finalizan con broche de oro con las imágenes de una conocida modelo semi desnuda. 

VM Latino, por ser un canal muy visto por jóvenes debería inculcar valores y educar, en lugar de inducir a este tipo de situaciones.

 

Imprimir